PINOCHO

Y UN EFECTO MUY MENTIROSO.

La nariz de Pinocho crecía cada vez que contaba una mentira.

A nosotros por fortuna no nos crece la nariz sino que se nos hincha, según un equipo de científicos estadounidenses, ciertos tejidos dentro de la nariz se inflan cuando mentimos provocando un picor que nos empuja a tocarnos la nariz.

En el Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Granada los científicos, Emilio Gómez Milán y Elvira Salazar López, han probado a través de la termografía (técnica basada en la detección de la temperatura de los cuerpos) que cuando una persona miente, cambia la temperatura de la punta de su nariz, es lo que se conoce como “Efecto Pinocho”.

La temperatura de la punta de su nariz aumenta o disminuye a la par que también aumenta su temperatura corporal en la esquina interna del ojo.

A través de la termografía también podemos evaluar las emociones porque el patrón térmico de la cara es distinto y también nos sirve para determinar el contagio emocional. Por ejemplo hay personas que tienen una alta empatía, es decir la capacidad para ponerse en el lugar del otro y saber lo que se siente, si ven a alguien sufrir mediante descargas eléctricas en el antebrazo, se contagian y la temperatura de su antebrazo aumenta.

Pinocho

Pinocho

Pinocho y el “Efecto Pinocho”
Pinocho

Pinocho

Pinocho y el “Efecto Pinocho”
Gepeto

Gepeto

"Máscara de carnaval" Detalle del lomo del libro

"Máscara de carnaval" Detalle del lomo del libro

Detalle portada del libro

Detalle portada del libro

Descubre de la exposición a traves de la galeria de videos